Archivo de la etiqueta: educación

Demoler lo público

En su artículo «Defender lo público» (El País, 25/07/2018), Luis Garicano, responsable de economía del partido político Ciudadanos, defiende la propuesta del MIR docente a partir de un argumento falaz.

En realidad, todo el artículo desarrolla una analogía sin fundamento. Si estamos en contra de que un gobierno elija a los cargos de responsabilidad del ámbito público por favoritismos políticos o clientelares, en lugar de por criterios de profesionalidad, entonces deberemos cambiar también el modelo de selección del profesorado de los centros públicos.

Sin embargo, el argumento carece de validez, pues el sistema actual de concurso-oposición ya es de por sí un método suficientemente válido para seleccionar a los docentes por criterios profesionales en lugar de políticos. Otro tema distinto es que la propia administración boicotee tal proceso con la idea de deslegitimarlo.

En el fondo, el artículo de Luis Garicano es capcioso porque trata de persuadir de todo lo contrario de lo que dice defender. Es otro ataque más a la educación y al sector público en general, porque parte de la lógica de que el sector público tiene como finalidad la de competir con el sector privado, y no la de garantizar que los derechos de los ciudadanos sean efectivos. ¿Por qué trata de eludir el tema de la educación concertada, cuando se trata de un sector financiado con fondos públicos en el que no se garantiza que los docentes no sean seleccionados por afinidades políticas o ideológicas?

En realidad, la idea que subyace al texto de Garicano es convertir a la educación pública en una parte más del mercado, privatizarla y desregularla.  Despreciar los derechos de los trabajadores que han pasado por un duro proceso de concurso-oposición, independiente de las influencias políticas, porque tales derechos responderían, según Garicano, a «intereses clientelares de un núcleo duro de sindicalistas», y no a los intereses mismos de una función pública ejercida por profesionales independientes que no hayan sido seleccionados por enchufe o por razones ideológicas. Cosa que sí sucede en la educación privada y en la privada financiada por fondos públicos (“concertada”).

Lo más coherente sería repensar la existencia de centros privados concertados, que suponen una «competencia» desleal frente a un sector público neutral que busque hacer efectivos los derechos de todos.

El milagro educativo español

Fuente: Diario 16

 

Cuando hablan de PISA, cuando hablan de nuestro sistema educativo, los medios de comunicación, y sobre todo nuestros mediocres políticos y en especial los de Derechas, deberían incidir en el milagro educativo español, en el tremendo avance que nuestra educación y nuestro sistema educativo ha protagonizado en apenas tres décadas. Y es que las cifras son tozudas, y que estemos prácticamente al mismo nivel que las muy ilustradas Francia o Alemania, invirtiendo mucho menos y partiendo de los niveles de dónde partíamos hace apenas treinta años, sólo puede ser calificado de un milagro. Y con unos protagonistas, los profesores españoles, los vilipendiados profesores españoles a los que tanto odia el populismo basura de Derechas, y algún cretino autodenominado de Izquierdas.

De esta manera, cuando se habla de la realidad educativa española, de nuestro sistema educativo, conviene poner las cosas en perspectiva. Así, cuando algunos critican la mediocre posición que ocupamos en el ranking del Informe PISA, tal vez debamos tener en cuenta que, tal y como demuestra Pau Mari-Klose, si el nivel educativo medio de los padres españoles fuera similar al de los progenitores finlandeses nuestro país ocuparía el octavo lugar en el citado ranking. De hecho, Castilla León, que ocupa un magnífico lugar en el informe PISA, presentaba a finales del siglo XIX unas tasas de alfabetización similares a las europeas; mientras, en el resto de España, el más atroz analfabetismo era la tónica dominante. En esta línea, debemos recordar que si Francia, con Napoleón, creó la Escuela Nacional obligatoria, en España la enseñanza fue un servicio marginal que se dejaba en manos de los Ayuntamientos (que era lo primero que recortaban) y de la Iglesia. De esta manera, a finales del siglo XIX mientras en Francia apenas el 10 % de la población era analfabeta, en España ese porcentaje ascendía a más del 60 %. Es decir, la historia de la alfabetización y de la cultura de las generaciones precedentes influye y mucho en el nivel educativo medio de un país. Esa es la realidad, y lo que debemos tener en cuenta a la hora de analizar en perspectiva lo que ocurre en el ámbito educativo de un país.

SIGUE LEYENDO

La privatización sigue su curso: la contratación a dedo

Nos privatizan la educación sin que seamos conscientes. Utilizan para ello técnicas de manipulación como la de desprestigiar a los docentes de la educación pública. Así, se consigue desviar la atención sobre los problemas de la educación y se aprovecha, una vez más, para desacreditar la enseñanza de tod@s y para tod@s.

"El dedo de acusar". Ilustración de Francisco Ponce Carrasco

Justo cuando nos encontrábamos en medio de la polémica entre valorar más los conocimientos, los méritos o la experiencia a la hora de seleccionar al personal docente, resulta que la Generalitat de Catalunya ha decidido que los profesores y maestros interinos o sin destino definitivo sean escogidos “a dedo” por los directores/as, los cuales, a su vez, son designados por las Consejerías de Educación. Esta medida puede traer graves consecuencias. Vivimos en un país en el que el amiguismo y las palmaditas en la espalda están a la orden del día, y más cuando nos hallamos con 5 millones de desempleados. ¿Dónde va a quedar la libertad de cátedra?

Es significativo que Cataluña, una de las comunidades que había rechazado la LOMCE –ley que convierte a los interinos en especie en extinción–, haya tomado una decisión tan contraproducente para la educación pública. Porque no es más que una medida que se une a la gran corriente neoliberal que nos anega, privatizando y mercantilizando lo que es de tod@s. La destrucción de la enseñanza pública sigue su curso.

Aquí vemos cómo en otras comunidades autónomas también están atacando a los docentes interinos:

El objetivo es recurrir judicialmente el borrador del futuro decreto de interinos, que el Gobierno aragonés “pretende imponer de manera unilateral”:

Como ya hemos comentado en algunas ocasiones, este no es un problema laboral, sino un ataque más a la educación pública y a sus docentes, a los que se criminaliza y trata de culpar de los problemas ocasionados por las privatizaciones y los recortes.

Más información:

Fuente de la imagen: El dedo de acusar, ilustración de Francisco Ponce  Carrasco.

Todo el poder para los directores

Ni las oposiciones ni los méritos ni la antigüedad, ahora sólo va a contar la afinidad con los directores para que los profesores interinos o sin destino definitivo mantengan su puesto.

En la Generalitat de Catalunya se ha decidido el pasado martes 25 de marzo que los directores de colegios e institutos públicos puedan elegir “a dedo” al 50% de sus plantillas, y al 100% de ésta en el caso de “centros de alta complejidad socioeconómica”.

Parece sólo un problema laboral de ciertos colectivos, pero no lo es. Se trata, una vez más, de una nueva vuelta de tuerca en la privatización de la enseñanza pública: en esta ocasión privatización en la selección de los trabajadores.

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/rigau-autoriza-los-directores-colegios-elegir-sus-maestros-3216831