Prensa escrita/Digital

Educación y sentido común

Dicen que Albert Einstein sentenció que “el sentido común son los prejuicios a los 18 años de edad”, en justa referencia a todas esas interpretaciones subjetivas del mundo que, al cabo, terminan coincidiendo con las de la gran mayoría, no porque las hayamos pensado con calma, sino más bien por lo contrario. Da­mos por sentadas la mayor parte de las cosas, pero, aun cuando dudamos, sabemos que la satisfacción interior de enfrentarnos a la opinión general por una convicción también supondrá un gran coste. Ésta es una consecuencia inherente, más o menos aceptada, de la lucha de clases. Y es que, a la manifestación del pensamiento discordante suele imponerse el miedo, la pereza o la amnesia.

Pero el pensamiento crítico que nos permite enfrentar o defender con valentía el orden de las cosas no se desarrolla con salud por sí solo, pues hace falta un medio de cultivo apropiado que permita el florecimiento de la integridad intelectual de los individuos. El modelo educativo es un factor determinante en el de­sarrollo cognitivo de los ciudadanos. De cómo sea o deje de ser  dependerá, en parte, la visión del mundo de las generaciones futuras.

Hoy, el organismo internacional más influyente en la evaluación de nuestros estudiantes y, por lo tanto, en la percepción de la calidad de nuestro sistema educativo es la Or­ganización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Sí, sí, ¡económicos!

Conviene recordar en este punto que el objetivo de la OCDE es maximizar el crecimiento económico según los parámetros del actual modelo de desarrollo global. Es más, “liberalizar progresivamente los movimientos de capitales y servicios” es requisito indispensable para los países miembros de la OCDE. Vamos, que, se esté a favor o en contra de tal cosa, de ideología en eso, como podrán comprobar, no hay nada de nada, qué va.

Los jefes de todo esto

Pues bien, el informe PISA (por sus siglas en inglés: Programme of In­ternational Student Assessment) es el examen que, poco a poco, nos han colado como método objetivo de medición del nivel educativo de nuestros adolescentes. Y ya lo habrán imaginado, es la OCDE quien elabora este informe. Pero, ¿qué se pretende con un informe que cuantifique el conocimiento de nuestros adolescentes a nivel internacional?, ¿bajo qué criterios se diseña?, ¿es realmente objetivo? y ¿cómo influye en las políticas educativas de los países?

Andreas Schleicher es el subdirector de Educación en la OCDE. Pero se nos juzga por lo que hacemos. Así que permítanme un inciso. Andreas Schleicher es también miembro del patronato de Teach for All, una organización educativa financiada por corporaciones como HSBC, Visa, DHL o Crédit Suisse. Según su propia web, pretenden combatir la desigualdad y transformar las escuelas median­te el de­sa­rrollo del lide­raz­go. Ope­ran contratando personas jóvenes a las que con pocas horas de formación dicen haber formado en la excelencia. Sin embargo, muchos consideran que el verdadero propósito de esta organización estriba en infiltrar en las escuelas públicas una suerte de misioneros de la causa poco forma­dos pero muy motivados, con el objetivo de inocular una determinada ideología neoliberal. Sólo hay que navegar unos minutos por internet para cerciorarse de lo que premeditadamente oculta esta organización. Por aportar un último dato, la filial de Teach for All en España se denomina Empieza por Educar, cuyo patronato está presidido por Ana Patricia Botín. Es más, en 2011, la Consejería de Educación del Gobierno de Espe­ranza Aguirre concedió subvenciones a esta fundación para el desarrollo de su programa Refuerza en institutos de Educación Secun­daria de la Comu­nidad de Madrid.

El caso es que el pasado año, Andreas Schleicher recibió una carta abierta firmada por Heinz-Dieter Meyer (State University of New York) y Katie Zahedi (Prin­cipal, Linden Ave Middle School, Red Hook, Nueva York), a la que se han sumado decenas de personalidades relevantes del mundo de la educación, como Noam Chomsky o Alfie Kohn, entre otros. La carta muestra su preocupación por las consecuencias negativas del informe PISA. En primer lugar, por su contribución a un incremento de este tipo de pruebas cuantitativas que etiquetan a estudiantes, profesores y sistemas educativos según los resultados obtenidos en un examen necesariamente imperfecto. Estas etiquetas, según los firmantes, están siendo determinantes en la elección de las políticas educativas de los países, a pesar de las limitaciones manifiestas de la prueba. Resulta evidente que quien legisle en función de las orientaciones de PISA estará legislando según unos pocos aspectos, asumiendo la parte por el todo.

Resalta la carta, además, que los países han comenzado a aplicar políticas educativas de corto plazo, diseñadas para escalar en la clasificación, cuando se ha revelado en diversas investigaciones que los logros educativos derivados de políticas eficaces tardan años en manifestarse de manera significativa.

Cabe destacar, por otra parte, cuáles son las áreas que pretende medir el informe PISA. A saber, la competencia en matemáticas, comprensión lectora y ciencias naturales. ¿Dónde quedan el resto de facetas? ¿Dónde queda la ética o el arte? Inevitable­mente,mientras aumenta la presencia de PISA, se reduce el “imaginario colectivo acerca de lo que la educación es y debería ser”, al tiempo que se empuja a los ciudadanos a establecer –si cabe aún más– categorías de prestigio entre las distintas materias y su contenido.

Por último, cuanto más se impone este sistema de medición, más se estrecha el cerco de lo que debe ser enseñado y aprendido, y más autonomía pierden los maestros. La libertad de cátedra es un fenómeno en peligro de extinción.

Erradicar la crítica del aula

En un mundo cuyos sistemas educativos se orientan cada vez más hacia el sistema productivo y el mercado de consumo, estos modelos de examen prefabricado sirven para fomentar un conocimiento específico y dirigido, donde la improvisación vital, la creatividad y la diversidad están siendo aniquiladas en detrimento de la planificación excesiva, la burocracia y el reduccionismo cultural a nivel global. El papel de la educación como motor de transformación social e individual cumple hoy un espacio marginal en el currículo de nuestras ­escuelas. Muchas veces, los profesores viven ahogados por una ridícula e inservible carga administrativa y no disfrutan de las condiciones para dedicarse a fondo a lo verdaderamente importante: la agitación de las conciencias y el impulso del pensamiento ­crítico y constructivo. Eso, obviamente, excede en mucho el conocimiento necesario pero meramente instrumental y ordinario de las materias.

Schleicher contestó a la carta pero, como podrán imaginar, no aceptó ninguna de las consideraciones anteriores. Quizá el sentido común nos lleve a pensar que sus exámenes de conocimiento son necesarios, y que no hay lugar para extender la duda sobre lo que miden, lo que dejan de medir, sus efectos o las intenciones de la OCDE.Pero el pensamiento crítico se inventó para algo, y también se abona fuera de las escuelas.

Artículo publicado en el periódico Diagonal https://www.diagonalperiodico.net/saberes/26542-educacion-y-sentido-comun.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s