Bilingüismo·Denuncias·Documentos

Bilingüismo, esa necesidad compulsiva…

Previo a las elecciones de 2003, Esperanza Aguirre jugó, como en otras ocasiones, con la  necesidad compulsiva que sienten las familias de conseguir para sus hijas e hijos la que creen es la mejor educación posible que les prepare para el mundo al que se han de  enfrentar más adelante.  Sin casi presupuesto y con poco profesorado preparado,  se colgó el cartel de «bilingüe» en muchos colegios de primaria. Estos centros, en su mayoría, andaban por aquel entonces con problemas para llenar sus aulas. El «cartel» les trajo la   solución ideal. La escuela concertada no picó el cebo y se apuntó a un «bilingüismo»   menos segregador y que nada tiene que ver con el propio significado de la palabra.

En este momento nos encontramos con alumnado ya en la ESO que procede de centros de primaria bilingües. De los 28 niños y niñas que se matricularon en cada primer curso de primaria, se puede asegurar que no llegan ni al 20% los que han logra do nivel suficiente en el idioma extranjero para estar en las secciones bilingües de los institutos. Para el resto, y después de todo el estrés que les ha supuesto su paso por la primaria bilingüe, les queda el llamado «programa bilingüe» en el que también están matriculados los chicos y chicas de coles no bilingües. Ni sus conocimientos de inglés están muy por encima del  nivel de los no-bilingües (a pesar de haberle dedicado 8 horas semanales frente a las 3 h. de los no-bilingües) ni saben más ciencias naturales o sociales. Lo que sí se nota es su mayor dificultad con la lecto-escritura en castellano por la falta de práctica en todo su vida escolar de primaria.

Durante estos años se ha producido una degradación de las relacio nes intercentros y en el seno de las propias comunidades educativas. En el caso del Programa Bilingüe, confluyen la pretendida libertad de elección de centros, la discutible salubridad social de la competencia entre centros públicos y el miedo al cierre de unidades. Todo junto provocó el ansia inicial de ser centro bilingüe, pesase a quien pesase. Las decisiones en los Consejos Escolares fueron en algún caso complicadas y tuvieron como trasfondo la necesidad de que los centros circundantes no consiguiesen entrar en el programa.

Las pocas evaluaciones realizadas confirman esta disminución del nivel académico del alumnado en algunas áreas. Es curioso que hayamos esta afirmación en un estudio y posterior informe detallado de FEDEA, un conocido think-tank ultra liberal. Su  conclusión es, en la práctica, una evaluación negativa del proyecto porque, más allá de la mejora del nivel de inglés del alumnado, afirma que «nuestros resultados indican que hay un claro efecto negativo en el aprendizaje de la asignatura enseñada en inglés para los niños cuyos padres tienen, como máximo, estudios secundarios obligatorios».

Así mismo, un estudio de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres, Giner de los Rios detectó en 2009 las siguientes situaciones que no han sido en absoluto corregidas:

  • Existe unanimidad en la necesidad de apoyos extraescolares en inglés a cargo de las familias.
  • Hay problema con los alumnos que no se incorporan al programa desde el principio del mismo: repetidores que no son bilingües y se incorporan, obligatoriamente, al programa al repetir, alumnos de escolarización extraordinaria que, generalmente, lo abandonan al poco de incorporarse al centro.
  • Tampoco da respuesta satisfactoria a alumnado con necesidades educativas especiales (ACNEE).
  • No existe una metodología uniforme, varía según los centros, con mejores o peores  resultados.
  • Es notable la falta de recursos humanos y materiales y la disminución progresiva de los mismos. Hay centros que tienen los mismos recursos que cuando iniciaron el programa.

Sigue leyendo este artículo en http://latinareverde.wordpress.com/2014/06/05/bilinguismo-esa-necesidad-compulsiva/

BilingüismoBasura

 

4 comentarios sobre “Bilingüismo, esa necesidad compulsiva…

  1. El Programa de Colegios Bilingües de la Comunidad de Madrid se puso en marcha en el curso 2004/2005 y todavía es pronto para establecer un juicio definitivo sobre su eficacia o su conveniencia. No obstante, como puede desprenderse de la lectura de este artículo, se plantean dudas acerca de qué se esté haciendo lo más adecuado. La implantación masiva del bilingüismo tiene sus peajes y el ritmo tan elevado al que se está haciendo está obligando a encontrar docentes donde no los hay, está añadiendo todavía más dificultades a los alumnos que ya las tenían, está vaciando ciertas materias de contenido convirtiéndolas en la excusa necesaria para enseñar inglés al tiempo que desplaza o expulsa a otras materias de los horarios, está creando distintas categorías de alumnos y profesores, está suponiendo un gasto considerable que podría emplearse en otras partidas y, en definitiva, está primando una habilidad sobre otras que son tanto o más necesarias que ella.
    http://www.otraspoliticas.com/educacion/bilinguismo

  2. En el último punto que tú comentas es donde veo yo la verdadera destrucción de la escuela pública que conlleva este sistema. Si seleccionamos al alumnado creando grupos de sección con un nivel académico más alto y concentramos al resto con toda la diversidad y dificultad que conlleva estaremos acabando con la igualdad de oportunidades, principio fundamental de la escuela pública.

    Tras acabar cuarto de la ESO se han dado cuenta que el nivel obtenido, por el alumnado seleccionado para la sección bilingüe es tan bajo que se han tenido que iventar un bachiller bilingüe y eso conllevará una prueba de selectividad bilingüe. Doy por hecho que su salida natural será estudiar filología inglesa y no Historia ya que sus conocimientos en esta asignatura así como en Ciencias Naturales, Biología, Física y Química, etc., serán insuficientes para seguir estudiando en castellano. Me gustaría que algún profe implicado en este sistema me dijera que me equivoco y me asegurara que el nivel de conocimiento del idioma inglés con el que van a terminar les va a resultar suficiente para estudiar una carrera en lengua inglesa. Claro que todo dependerá de si su familia les ha podido costear una academia o un profesor particular como está pasando ahora a partir ya de los primeros cursos de primaria. El fin total de la escuela inclusiva compensadora de desigualdades.

    Por otro lado el índice de fracaso escolar entre el alumnado que va al programa es mayor que en los institutos no bilingües ya que la concentración de necesidades educativas especiales, compensatoria, disrupción, baja motivación, repetición de curso, etc., se encuentra en estos grupos. Este planteamiento impide una enseñanza individualizada y de calidadad dadas las ratios que nos imponen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s