Denuncias·Eventos de otras Plataformas, colectivos

Las privatizaciones perjudican seriamente a la salud

NoEnfermeis
Gran número de estudios demuestran que ser atendido en un hospital privado, con ánimo de lucro, aumenta las probabilidades de muerte respecto a ser atendido en un hospital público en:
 – Un 2% en adultos
– Un 8 % en pacientes crónicos
– Un 9,5 % en recién nacidos
Esto es debido, por una parte, a que en los modelos privados hay menor número de trabajadores por cama, y por otra a que se incentiva a los profesionales (fundamentalmente a los médicos) económicamente para que reduzcan el gasto; es decir, el hospital pasa a ser un negocio más y deja de ser un servicio público.
Pero no sólo es peligroso privatizar los servicios “sanitarios” (medicina, enfermería, …), sino que poner en manos privadas los mal llamados “servicios no sanitarios” (limpieza, cocinas, esterilización, ….), también deteriora la calidad de la asistencia. Está demostrado que ceder la limpieza de los centros sanitarios a empresas privadas incrementa las infecciones y provoca un aumento de las muertes, que se podrían haber evitado fácilmente.
Lo dicho tiene que ver con la “lógica empresarial”: el principal objetivo de los hospitales con ánimo de lucro es repartir beneficios entre sus accionistas y, en sanidad, los “beneficios” sólo pueden salir de la reducción del número de profesionales y/o de la peor atención a los pacientes (altas prematuras, deterioro de los cuidados, menos gasto en farmacia o en pruebas…). Si hay beneficios económicos será a costa de la salud de los pacientes.
Desde hace años, con gobiernos de diferentes colores políticos, estamos asistiendo a un proceso de cierre de centros públicos y apertura de hospitales privados.
Con nuestro dinero se paga a los centros privados por realizar las actividades “rentables” (pruebas diagnosticas, operaciones sencillas, …), reduciendo el presupuesto de los centros públicos que se siguen encargando, cada vez con menos medios, de los pacientes y procesos costosos y complejos.
¡¡ Están convirtiendo la salud en un negocio y traspasando nuestro dinero a bancos, aseguradoras, constructoras, ….. !!
Ahora preparan un nuevo modelo de privatización. Se trata de “ceder” la gestión de los centros sanitarios públicos a los propios profesionales, que podrán llegar a constituir microempresas (las llaman Unidades de Gestión Clínica), con los mismos objetivos de negocio que cualquier empresario. Este modelo es igualmente inaceptable.
Que el ahorro se consiga escatimando recursos de la correcta atención a un paciente, es inadmisible, tanto si lo hace una empresa como si lo hace un médico.
Es tiempo de organizarse, si no defendemos nosotros mismos la sanidad, nos la robarán.
 ¡¡ Derogación de la ley 15/97 y todas las normas que permiten la privatización !!
“Cuando el LUCRO entra por la puerta, la SALUD sale por la ventana”
Con la disculpa de las listas de espera, centenares de miles de pacientes son derivados cada año a centros privados, para que se hagan en ellos las operaciones sencillas y las pruebas rentables (resonancias magnéticas, TAC…).
Mientras, los centros públicos siguen encargándose de lo costoso, lo caro y lo complejo y la actividad de sus servicios baja a mínimos por las tardes.
Lo que se justificó1 como un sistema puntual para que los centros privados “descargaran” a los públicos, se ha convertido en un sistema perverso para trasladar nuestro dinero a empresas privadas.
A pesar de esta estrategia planificada de desmantelamiento de lo público, en diciembre de 2012 cerca de 600.000 personas estaban en lista de espera quirúrgica, habiendo subido el tiempo de espera media para ser operado a más de 100 días. Incluso desde 2004 existe un pacto de silencio entre todas las comunidades autónomas para que estos datos sean publicados en un registro unificado que no permita realizar comparaciones entre ellas2.
Sin embargo, el sistema público tiene los medios para atender adecuadamente a la población, pero no se están utilizando. Muchos gestores de centros públicos tienen intereses en los centros privados, empresas del sector, etc. y utilizan su influencia para enriquecer a estos, que luego les premian con puestos en sus consejos de administración.
Ley General de Sanidad, articulo 90.
2 El Ministerio de Sanidad tiene un pacto con todas las comunidades autónomas de no dar el detalle que le facilita cada Gobierno.
Formar un médico -durante unos 10 años- cuesta alrededor de 200.000 € a los contribuyentes. Sin embargo, en este momento, con la reducción brutal de plantillas que se está llevando a cabo, no sólo se está deteriorando la asistencia, sino que se están precarizando las condiciones laborales y empujando a médicos, personal de enfermería, matronas, fisioterapeutas…a emigrar. No se aprovecha esa enorme inversión para crear puestos de trabajo en el sector público sanitario.
Por ello, proponemos medidas que crearían empleo, ahorrarían costes y permitirían situar al sistema público al servicio de la población, que es quien lo financia:
– Creación de un turno de tarde para aquellas especialidades médicas que se precisen para utilizar al máximo la alta tecnología sanitaria, consultas y quirófanos, suprimiendo las derivaciones a centros privados.
– Por el reparto del empleo:
– Establecimiento de ratios mínimas/paciente.
– No a las horas extras.
– Prohibición de desempeñar dos puestos de trabajo en el sector público.
– Establecer un sistema de incompatibilidades real, que impida que quien trabaje en la sanidad pública tenga intereses económicos profesionales en la privada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s