Otros países·Prensa escrita/Digital

De Thatcher, los think tanks y otros demonios

La fuerte ofensiva neocon que estamos sufriendo no es un intento coyuntural de desmantelamiento de lo público. La estafa llamada “crisis” o los procesos avanzados de privatización mediante el expolio de lo común, más conocidos como “recortes”, son la punta de una lanza que empezó a forjarse hace muchos años en los despachos de ciertos políticos desalmados y bien organizados que no pararán hasta saciar el hambre despiadada de su único guía, el capital.

Porque, no nos engañemos, la situación económica actual no es la causa de nada sino más bien la excusa perfecta para que las élites financieras y la clase dirigente culmine un latrocinio gestado durante mucho tiempo.

Leamos lo siguiente:

La versión filtrada proponía introducir cheques educativos, acabar con la financiación estatal de la educación superior, congelar los beneficios sociales y establecer un servicio de salud basado en aseguradoras.

La versión original iba mucho más lejos, incluyendo tasas obligatorias en la escuela junto con “una drástica reducción de los recursos destinados al sector público”, tasas universitaria que cubrieran el coste total de los estudios y la ruptura del vínculo que en aquel momento existía entre prestaciones sociales y precios.

Pero las propuestas de privatización más controvertidas de la versión original eran las relativas al servicio de salud: “Por lo tanto, merece la pena que consideremos fijarnos un plazo de tiempo para acabar con la provisión estatal de servicios sanitarios para el grueso de la población, de modo que las instalaciones médicas estarían en manos privadas, tanto en lo referente a la titularidad, como al funcionamiento, y quienes solicitaran servicios médicos deberían pagar por ellos… El estado se haría cargo de los costes de quienes no pudieran permitirse pagar, mediante alguna forma de descuento o reembolso”

La única excepción podría ser el cuidado institucional a largo plazo de los “mentalmente discapacitados, ancianos” que “claramente no podrían permitirse pagar”.

No se trata de un fragmento de una novela de Huxley o George Orwell que anticipa nuestro presente a modo de premonición.

No. En absoluto. Lo que acabamos de transcribir es parte del plan de desmantelamiento del Estado del Bienestar que la Dama de Hierro y su gabinete pergeñaron allá por 1982.

Te aconsejamos leer al completo este valiente reportaje publicado en el diario británico The Guardian, el cual una de nuestras colaboradoras ha tenido la generosidad de traducir para todos vosotros. No se asusten y vean…

Texto original:

Margaret Thatcher’s role in plan to dismantle welfare state revealed

http://www.guardian.co.uk/politics/2012/dec/28/margaret-thatcher-role-plan-to-dismantle-welfare-state-revealed 

10 comentarios sobre “De Thatcher, los think tanks y otros demonios

  1. En el libro de Naomi Klein, “La doctrina del shock”, que recomiendo a todos, viene explicado en su capítulo 6 como Thatcher se sirvió de la guerra de las Malvinas y de la tremenda popularidad que le supuso para aplicar su plan de capitalismo radical inspirado en las teorías de la Escuela de Chicago, de la que fue estandarte el economista Milton Friedman, provocando privatizaciones masivas de empresa públicas, de los servicios públicos y un ataque directo contra los mineros y los sindicatos.
    El libro es muy interesante para entender como se sirven de las crisis para hacer aceptar a la población las privatización de los servicios públicos en beneficio de unas pocas empresas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s