Menú antiguo·Otros países

Artículo traducido: “Conflicto estudiantil. ¡Qué engaño!.” (Quebec)

Conflit étudiant – Quelle supercherie!

http://www.ledevoir.com/societe/education/349471/quelle-supercherie

*****

TRADUCCIÓN:

Conflicto estudiantil. ¡Qué engaño!

Pierre-Yves Guay, sociólogo del desarrollo económico y profesor en la Escuelade Ciencias de la gestión de la UQMA (Universidad de Quebec en Montreal).

8 de mayo de 2012-05-13

Foto : Jacques Nadeau – Le Devoir

El acuerdo del fin de semana entre el gobierno y las asociaciones de estudiantes ha tenido lugar después de semanas de huelgas y manifestaciones estudiantiles.

¡El contenido del “acuerdo” que el gobierno ha hecho tragar a los cuatro líderes estudiantiles es absolutamente grotesco! El gobierno los ha narcotizado con esa antigua estrategia tecnocrática, usada hasta la saciedad, consistente en simular que se resuelve un problema enterrándolo bajo una plétora de comités.

Así, habrá un comité provisional en el que cuatro estudiant@s se sentarán con once representantes de las instituciones de enseñanza y de los sindicatos, así como dos representantes del mundo empresarial y el representante del ministerio, para determinar si es posible reducir los presupuestos de las universidades… La responsabilidad reposará sobre los hombros de los cuatro estudiantes, que deberán convencer a los otros catorce de que renuncien a sus beneficios, destinándolos a reducir las tasas de matrícula. ¡Es de una ingenuidad increíble!

Los once interlocutores institucionales y los sindicatos de estudiantes denuncian desde hace años la falta de fondos de las universidades, que consideran un hecho suficientemente probado. En cuanto a los dos representantes del mundo empresarial, que postula desde hace lustros por una reducción de su contribución fiscal, velarán para que las propuestas de los estudiantes no conduzcan a un aumento de inversión pública. Y el representante de la ministra liberal los apoyará, como ella hace invariablemente.

… ¡Bonita carrera de ratas se avecina! Y mientras los estudiantes pierden su tiempo intentando negociar con sus aliados o con sus adversarios, las tasas de matrícula subirán de acuerdo con las intenciones del gobierno y el mundo empresarial.

En condicional…

Si, milagrosamente, los cuatro estudiantes consiguen convencer a los otros miembros del consejo provisional, éste sería sustituido por un consejo permanente… que revisará todo lo acordado para formular sugerencias de recortes a la ministra… que podrá actuar según su criterio. A continuación, si, siempre por milagro, estos recortes fueran aceptados por todas las partes, en contradicción flagrante con sus propios intereses, serían utilizados para reducir la subida de las tasas de matrícula.

¡Buen pacto! Como de costumbre, el gobierno liberal habrá logrado enfrentar entre ellos a los que reclaman, por distintas razones, un aumento de la inversión pública en educación.

Los aliados se harán trizas entre ellos: los administradores de las universidades, los sindicatos de profesores, el mundo empresarial (sobre todo) y los estudiantes constituirán una magnífica “lata de lombrices” bajo la divertida y satisfecha mirada del Poncio Pilatos gubernamental.  Nadie conseguirá nada en absoluto, y mucho menos los estudiantes. Y el gobierno y los más afortunados de la sociedad habrán triunfado. El dinero que necesitan las universidades y sus estudiantes va a parar a los ingresos extra de un gran número de empresas que tienen unos beneficios extraordinarios, como son las instituciones financieras. ¡Pero, evidentemente, el mundo empresarial y sus “delegados” gubernamentales velan por sus propios intereses! ¡Serán incluso tan numerosos como los estudiantes en estos famosos comités falsos! Una vez más, los dados están cargados a favor de los segmentos más ricos de la sociedad.

Caos social

La gestión liberal de la riqueza colectiva nos conduce directamente al caos social. Cuando las grandes empresas millonarias mendigan subvenciones, el gobierno les encuentra millones tan rápidamente que los periódicos ni siquiera tienen tiempo de hablar, Cuando los ricos piden reducciones de los impuestos, el gobierno les proporciona escapatorias fiscales. Cuando las empresas buscan contratos millonarios con el gobierno, no tienen más que reembolsar al partido en el poder. Y cuando se pilla a los altos funcionarios metiendo la mano “en la bandeja de los caramelos”, se los despide con indemnizaciones escandalosas y se los recoloca en otro organismo del gobierno.

Para compensar, cuando los segmentos más despojados se la sociedad reivindican un refugio para pasar la noche, comida para sobrevivir, alojamientos decentes, atención sanitaria adecuada, educación accesible para todos, el gobierno les responde que las arcas están vacías y elude toda responsabilidad, sepultándolos bajo su plétora de comités de estudio y de mesas de discusión en las que deberán matarse entre ellos para repartirse lo que los más ricos y su gobierno tengan a bien concederles.

Es odioso, y los jóvenes de Quebec lo han comprendido. Desde el comienzo del conflicto han convertido la cuestión de las tasas de matriculación en un ejemplo de la injusticia fiscal actual, dejando bien claro que no serán ellos mismos los más afectados por el actual aumento de tasas, sino más bien los que vienen detrás…

Solidaridad social

La subida de las tasas universitarias no es más que una forma de cargar sobre los estudiantes el mayor peso posible de la financiación de la educación, que beneficia sin embargo a todo el mundo. No obstante, los contribuyentes adinerados que exigen este cambio fiscal son, en su mayor parte, personas que se jubilarán pronto y que se acercan a la vejez.

¿No se dan cuenta de que sería mucho mejor para ellos continuar financiando la formación universitaria de la juventud? Porque, en el futuro, serán los jóvenes de hoy quienes deberán pagar los impuestos necesarios para financiar los servicios sanitarios y de apoyo de todo tipo que esta inmensa cohorte de viejos reivindicará, ¡ya que los necesitará desesperadamente! Será entonces cuando, si nuestros decadentes cerebros no se han convertido todavía en puré, lamentaremos amargamente habernos negado en2012 afinanciar la educación y la prosperidad de quienes nos mantendrán vivos.

Por lo tanto, hoy la financiación de la educación de los jóvenes por parte de los mayores más acaudalados es una cuestión de solidaridad social. Mañana, tendrá lugar la compensación mediante la financiación de la asistencia sanitaria ofrecida a los mayores y pagada por los más jóvenes. En ambos casos, se trata de un deber de solidaridad inter-generacional y esto debería estar muy por encima del concepto del “usuario que paga” forjado por los economistas y los contables cortos de miras, que se han puesto al servicio de sus clientes más ricos para ayudarles a ahorrar en impuestos…

Obviamente, este gobierno desea crearse un capital político con el mundo empresarial y con los estratos sociales más apáticos de la población, que, por lo general, adoran a los dirigentes que intimidan a sus adversarios enseñándoles sus músculos, como en los partidos de hockey. El gobierno está apostando a ganar este partido político contra los estudiantes forzándolos a salir a la calle, para poder reprimirlos y a continuación atraparlos en la lógica de los comités ficticios…

Pero los jóvenes no son incautos. Sus padres y abuelos tampoco. La calle no ha acabado de hablar y a nuestros estudiantes, si se niegan a participar en esta superchería de pacto, se les unirán en breve centenares de miles de personas de más edad que no permitirán que el gobierno siga golpeando a nuestros jóvenes, violando sus espíritus y rechazando los valores fundamentales más preciados de la sociedad de Quebec.

Un comentario sobre “Artículo traducido: “Conflicto estudiantil. ¡Qué engaño!.” (Quebec)

  1. El control de los medios de comunicación por parte de unos pocos puede llevar a una distorsión más específica del proceso electoral, de modo que los medios son un elemento vital en unas elecciones (ver oclocracia ). Ciertos grupos sostienen que la crítica a la situación del momento o a una agenda concreta tiende a ser ocultada a través de grupos mediáticos para así proteger sus propios intereses.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s