7 comentarios sobre “Los tres ejes de la mercantilización escolar.

  1. Defendiendo valores educativos
    Me sumo a la preocupación por la falta de clases en secundaria, teniendo una hija en liceo público que carece de gimnasio y hay que ir a la placita de la esquina donde dos por tres los chicos son asaltados mientras tienen educación física y es un panorama también desolador, aunque por ahora no se me ha ocurrido hacer una revuelta.
    Son agresivos los paros y en la enseñanza afectan directamente la escolaridad, aunque reconozco que es difícil encontrar otra herramienta gremial con suficiente impacto como para incidir en las necesidades de cambios.
    Aumenta la mala fama del ámbito público curricular con riesgo de bajos niveles de capacitación por insuficiencia de horas docentes, y se fortalece la fábrica de desigualdades que es el área privada educativa.
    Se dice que esta coyuntura es un filón para socavar al oficialismo, que siempre encuentran porqué patear, que no se ve lo bueno y “cuanto peor mejor” a sus fines.
    Los llamados de atención son necesarios. A veces, debido a las múltiples tareas estatales, se dejan de lado importantes prioridades.
    Mi corazón político militante es del Frente Amplio aunque Atabaque no haya sido admitido como agrupación en el reciente Plenario. Nos duele, pues en algún sector de la propia fuerza de izquierda, hay dificultades de inclusión.
    Como sea no voy a ir contra el Gobierno en el que creo, aunque tampoco aporta justificarlo todo.
    Por sobre banderías políticas, estoy y estaré del lado de la buena y adecuada educación de nuestros gurises, y esto no se puede lograr sin clases como tampoco en malas condiciones edilicias.
    Se impone encontrar medidas de lucha que no deriven en violencia, y a su vez no darnos de frente desde el poder, ni sindical ni policial, con los valores sociales que pretendemos reivindicar: solidaridad, confianza en el diálogo respetuoso y firme, por qué no la paciencia necesaria en una sana y democrática convivencia sin opresiones de ninguna índole.
    ¿Tendrían que hacer huelga de hambre padres junto a profesores mientras enseñan?
    El valor de la misión docente no se podría profanar bajo ninguna circunstancia, y aún más si hablamos de enseñanza gratuita, cuyos beneficiados mayormente son carentes económicos.
    Al suspender aulas le estamos quitando oportunidades al futuro del país.
    Si sabemos que la burocracia en este caso como en tantos está coartando la salida….¡Vamos a vencerla por favor no seamos anacrónicos..!!
    Llamó poderosamente mi atención en los disturbios en el liceo 70 donde fueron vapuleados por la Policía algunos padres, alumnos y profesores, la imponente presencia del costosísimo vehículo blindado desproporcionado en precio y lugar -ojalá estuviera en la plaza mientras hacen gimnasia los liceales- si tal era la alarma… ¿porqué uno de los uniformados a cargo (y más de uno) estaban fumando? ¿De los nervios? Gastan mucho dinero en prepararlos para tales “enfrentamientos”. ¿Qué hacía ese policía que parecía mandar, tabaqueando displicentemente por no decir negligentemente? Falta de seriedad y compromiso con las circunstancias, mal ejemplo para la ciudadanía a la que están obligados a cuidar y para los niños y jovencitos a los que se pretende ayudar.
    Tanto el despliegue como el cigarro encendido… ¿eran necesarios?
    Susana Andrade – Atabaque
    http://www.atabaque.com.uy

  2. La página “Soy pública” es una riqueza moral, espiritual y para el intelecto imprescindible! Felicitaciones y adelante! Mucho axé (se dice ashé y es energía positiva) les escribe una afroumbandista desde Uruguay, la República Oriental!

  3. Me gusta que Nico Hirt llame la atención sobre el principal problema en la actualidad de la educación en Europa, a saber, los currículum escolares cada vez más vacios de contenidos, de conocimientos, en favor de una educación de competencias, donde los alumnos únicamente adquieren las capacidades necesarias para adaptarse a sus futuros puestos de trabajo. Creo que ahí está la clave, que ya no se forma a personas sino a futuros trabajadores.
    Pero esto me lleva a otra reflexión: ¿por qué si los profesores han sido conscientes de este deterioro que se lleva produciendo desde hace al menos dos décadas, por qué si los profesores son los primeros en percibir la deriva de la enseñanza espoleada por la pedagogía neoliberalista, por qué, entonces, casi nunca se les oye protestar por ello? Las protestas de este curso han estado motivadas por el recorte de sueldo, el despido de profesores y, en general, por el empeoramiento de las condiciones laborales del gremio. Yo echo de menos huelgas para paralizar lo que Hirt llama “mercantilización de la educación”. A ver si va a ser que los profesores solo salen a la calle cuando les tocan el bolsillo y verdaderamente la calidad de la educación les importa un pito.

    1. Ese tipo de protestas no sólo les corresponde a los profesores, sino también a los padres de esos alumnos que sufren tales despropósitos curriculares.

      Por otro lado, es incorrecto eso de que cada vez los currículos están cada vez más vacíos de contenidos. En principio, los contenidos vienen a ser básicamente los mismos que hace 20 años. He aquí el problema real: los contenidos no están adaptados a los cambios de la sociedad (aunque los bienintencionados maestros que aún creemos en la educación procuramos retocar para llevar a cabo una pseudoadaptación) y el aprendizaje se enfoca desde una perspectiva competencial “innovadora” (en realidad no es más que mero maquillaje. Ejemplo más claro: Competencia Matemática. Opino que describir como “Competencia” a saber realizar cálculos y resolver problemas es algo que ya funcionaba así aunque no se llamase así).

      Por supuesto, cuando nos tocan el bolsillo nos importa. Nuestro trabajo es vocacional. Pocos, por no decir ninguno, se dedican a la docencia directa por las condiciones laborales; véase horario, vacaciones y puentes, salario, “tranquilidad laboral” etc. Pero esa vocación es la que nos proporciona comida y techo.

      Y, para finalizar, retornando a las protestas, nuestra mejor manera de protestar es “adecuando” los libros que las editoriales nos ofrecen. De por sí es difícil hacer llegar a todos los alumnos un conocimiento que es completamente nuevo para ellos, imagina lo complicado que es cuando el libro que dispones no te ofrece nada que podría haber elaborado cualquier adulto con la E.G.B.
      Relacionado con esto, te animo a que sondees a unas 100 familias, preguntándoles cómo les sentaría que después de comprar un libro, éste no fuese utilizado. Personalmente, yo he pedido a los padres de mis alumnos que en el presente curso no hicieran acopio de libros de Lengua, Matemáticas y Conocimiento del Medio, pues yo mismo les estoy elaborando los apuntes, actividades y materiales necesarios (con los escasos recursos que me permite el centro escolar), y tengo la “libertad” de enseñar unos contenidos, además de unos temas transversales, dentro de un marco mínimo que me exige la ley.

      Espero no haberte aburrido, pero reflexiona y trata de alienarte antes de lanzar tu respetable opinión acerca de un gremio que, por tu manera de hablar, creo que tienes bastante cercano (me refiero a que no hablas sin conocimiento alguno).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s