Documentos·Instrucciones inicio de curso (2011-12)

LA BRÚJULA

LA BRÚJULA

por Juan José Jiménez Blázquez, profesor de Plástica del IES Dolores Ibárruri Madrid, 21 de diciembre de 2011

Se acerca el fin de 2011 y también agoniza la rebelión de la Educación Pública contra sus defenestradores. Agoniza en coma casi irreversible y muy probablemente en la cama de un hospital construido con fondos públicos y gestionado por manos privadas. Sí, amigos, tan solo es necesario un bando del tipo “Cautiva y desarmada la Escuela Pública, las hordas esperancistas han doblegado los últimos objetivos educativos…” Algo así, para poner colofón a estos meses de ilusiones y frustraciones.

El 2011 se sitúa entre los 233mil y pico de euros que Cospedal se llevó a la saca propia en diferentes sueldos derivados de su función pública en 2010 y los 147mil y pico que se embolsará el amigo Zapatero en dos salarios durante el año venidero, a cual más sangrante. La una está dejando en bragas a los castellanos y el otro nos regaló una herencia de casi cinco millones de parados.

Termina, pues, el conflicto educativo y quería compartir con alguien aparte de la almohada mi particular visión de lo que fue este periplo, haciendo un símil fácilmente inteligible hasta para Lucía Figar. Pongamos que la sociedad española es un mar, piélago en crisis, océano de desesperanzas (ya quisiéramos) sobre el que navega una inmensa nave de personas de edad complicada: nuestros alumnos. El rumbo del barco puede dirigirse a cuatro puntos cardinales.

El primero (sitúenlo donde quieran) es la administración, empeñada en desmantelar lo público favoreciendo lo privado. El que no quiera ver esto, o es tonto o es más ingenuo que yo cuando pensaba que podíamos ganar. Ataque, negación, enfado e indiferencia. Hacemos unos recortes a lo bestia, mentimos diciendo que no los ha habido, insultamos, sancionamos y expedientamos a los más llamativos y finalmente pasamos de ellos. Ya me imagino a Aguirre desde el despacho o el palacio donde duerme, mirando la tele, viendo de pasada una camiseta verde y sonriendo maledicente en plan Joaquín Reyes: “Son mu bonicos, pero mu tonticos también” Y es que no hay peor desprecio que no hacer aprecio, y para ellos hemos sido alivio de su arcas y motivo de sus chanzas.

El segundo punto cardinal somos nosotros, parte agredida y levantada en armas contra el invasor. Aunque las fuerzas han sido escasas y el contingente no tan numeroso como parecía en un principio. Y es que ya lo explicaban en una simpática frase Faemino y Cansado: “Una cosa es la amistad y otra cosa es el dinero. La amistad te la puedes meter por el culo, pero el dinero –por favor- devuélvelo”. Y es que nos tocan los euros y nos ponemos malos. Nos han recortado el sueldo, nos han cambiado los horarios, nos han empeorado las condiciones laborales y somos tan borregos y tan serviles que no somos capaces de montar una huelga en condiciones cuyas consecuencias se equiparen al bofetón recibido. Frases oídas entre mis compañeros son “Estos recortes no afectan a la calidad de la enseñanza”, “A mí no me importa dar afines. Yo me siento preparado” o “Esta es una huelga política”. Yo lo respeto, pero de ahí a compartirlo… años luz.

El tercer destino al que mirar pasaba por los padres y madres. Y aquí he de decir que los que se lo han currado, son dignos de un premio a camino entre el Nobel y el Cervantes. De chapeau. Pero díganme, sin mentir, qué porcentaje está involucrado en cada centro. En el mío, de 640 alumnos, no pasaron de 80 los asistentes a las asambleas que convocamos en septiembre y en noviembre. Echen cuentas y verán qué desastre. Gracias mil, repito, a todos los comprometidos pero sin los progenitores no podemos ganar. Y con más de un 80% haciendo dejación es imposible.

El cuarto, y último, objetivo de nuestro catalejo son los sindicatos. Subvencionados. Mayoritarios. Con sus banderitas y banderolas. Con sus encuestas y propuestas. Con sus afiliados y liberados. Han conseguido mojar la pólvora, oxidar los arcabuces y matar la movilización a base de asambleas, discursos y unidad sindical. Y vendrán pidiendo (con el marianazo) huelga general, manifestaciones multitudinarias y cohesión de la clase trabajadora. Qué cansancio, pardiez.

Ya sabemos hacia cuál de los cuatro destinos se dirige la nao. El timón lo ha tomado Lucía Figar camino a las costas de Esperanzalandia (perdón, Hopeland, que somos bilingües) en el continente Mariano. Es lo que hemos votado. ¿Podemos quejarnos?

Ahora llega la hostia colectiva, los recortes a los trabajadores, menos sueldo, más trabajo, peor sanidad, peor educación; excepto para los de siempre: especuladores financieros, banqueros y políticos de alto standing. ¿Algún mandamás ha propuesto la desaparición del Senado o las Diputaciones, la imposibilidad de que ellos mismos cobren más de un sueldo, la desaparición de la monarquía, la equidad en el voto de todos los españoles, el fin de la impunidad para toda esa manada de lobos que se está comiendo a los corderos?

Nosotros tenemos el poder, pero no lo ejercemos. Los bomberos, los conductores de metro y autobús, los jueces, los enfermeros. Nosotros elegimos a nuestros propios verdugos. Los profesores, los médicos, los administrativos, los policías. Nosotros somos capaces de paralizar el país. El pequeño y medio comercio, los fiscales, los que controlan el tráfico, los empleados de correos. Nosotros estamos al mando. Los de mantenimiento, los informáticos, los limpiadores, los que hacemos bien nuestro trabajo y cada vez nos lo ponen más difícil.

No falta dinero, falta vergüenza. No falta unidad, sobra miedo. No falta justicia, sino la capacidad de exigirla.

Cuando alguien diga que hay que protestar, recordemos dos conflictos: el del Metro y el de la Educación. Los conductores ganaron. Los profesores perdimos. En la Comunidad de Madrid sólo hay una manera de vencer: HUELGA INDEFINIDA. O esto, o nada. Todo lo demás es folklore. Y moda otoño-invierno. Verde.

23 comentarios sobre “LA BRÚJULA

  1. Totalmente de acuerdo contigo: mientras no haya huelga indefinida, mientras el miedo nos invada, mientras los sindicatos metan mano, mientras no plantemos cara y sepamos que esta guerra solo la ganamos poniendo en situación desesperada a quien manda, nos seguiran tomando el pelo y el cansancio se adueñará de de todas y cada una de las personas que creemos en la educación pública.

  2. Un comentario con todo el respeto de alguien que está en la pelea esta de la Calidad de la Educación hace mucho tiempo.

    Son fechas de parón docente y es tiempo de reflexión como leo a Juan José.

    Compartimos lo básico aunque hay muchos matices que hacer a lo que se plantea en el post. Creo que la falta de costumbre de pelear contra enemigos más grandes (que por otra parte no siempre ganan) le hace tener una visión extremadamente pesimista que de algún modo comparto, pero contra la que lucho cada día.

    Voy a tratar de responder sobre que más me afecta… el tercero de sus puntos cardinales.

    En el IES donde estudia mi hija son unos 500 y pico alumnos, no llegan a 50 familias socias en el AMPA, menos de 30 asisten a las Asambleas, y somos casi 10 colaborando en la Junta Directiva. Y esto es porque este año tenemos conflicto, que si no, las cosas caen más abajo…

    ¿Por qué pasa eso? Sin tener que remontarnos mucho, la capacidad de las familias para intervenir en la vida de los centros ha ido convirtiendose de poca a escasa y en estos últimos años, nula.

    Y se ha podido hacer desde las instituciones con la total conformidad del 90% de los docentes de la Escuela Pública de Madrid. (mi porcentaje es tan aproximativo como el de Juan José)

    Se cuentan con los dedos de una mano los equipos directivos que permiten la participación REAL de las familias en la vida del centro.
    Los claustros se celebran antes de los Consejos Escolares y con un balance de 7 a 3 ya me diréis como podemos cambiar nada.
    Las Comisiones de Convivencia raramente pueden hacer otra cosa que ratificar duras sanciones o expulsiones dado que cuando ven los asuntos están completamente enquistados.
    Las tutorías con las familias son a horas intempestivas (muchos lo reconcéis aceptando reuniones por la tarde)
    De la jornada continua hablamos en otra ocasión…

    No, no nos lo ponéis nada fácil. Pese a eso, algunos estamos aquí y estabamos antes de la marea verde, y estabamos cuando los interinos estaban bien callados para no salir movidos en la foto de cada año.

    Y seguiremos estando aquí cuando se haya arreglado (o no) este conflicto porque mi hija va a la Pública.

    Me gustaría que le dieseis una vuelta a si no habéis estado apartando a las madres y padres estos años y ahora decís que volvamos corriendo.
    Solo estamos los que estamos. No hay más.
    Somos los mismos pesados que os damos la tabarra en las tutorias, que repetimos lo del gimnasio año tras año en el Consejo, los que siguen sin ver para que sirven las expulsiones de nuestros hijos si no les podemos atender en casa…

    Yo tengo fotos de manifestaciones por la Escuela pública que tienen más de 100 dias. Unos pocos de los que se quejan de como va esto están en ellas. Pero la mayoria no. ¿dónde se metían? Por cierto, los sindicatos SI estaban.
    Era muy “cool” no asistir a las manis de los sindicatos porque eran unos exaltados, o porque iban a por lo suyo… nadie decía entonces que eran unos vendidos… esto empezó con el discurso del PP del año pasado y se ve que os a calado.

    Soportaremos vuestra huelga indefinida si os empeñais en que es la solución, pero solo váis a contar con estos pocos padres que veis ahora. Los otros os van a comer y Lucía Figar está lista para serviros en bandeja a “la ciudadanía”. Este curso segundo de bach. tienen un escollo extra con el adelanto de las fechas de la PAU. Hay que ver como manejamos esto ENTRE TODOS. Faltan clases complementarias de auto-estudio para los alumnos, aprovechar internet para poner ejercicios complementarios….

    El exito de una huelga docente son fotos de aulas vacías, haced que los periodistas entren en los centros, enviad fotos a los medios.
    Lo que NO aceptaré como exito es que se consiga el cambio a costa de un año perdido para los alumnos de la pública.
    No creo en los colegios como cadenas de montaje que se pueden parar o acelerar, sino en centros de formación integral de ciudadanos.

    También os digo que yo hice en 2010 dos huelgas una de funcionarios y otra general que convocaron los sindicatos. Y mi hija tuvo clase. ¿cómo pretendéis que un sindicato se la juege con semejante tropa? La gente no “abandona” porque la desincentive la actitud de los sindicatos. Creo que se está confundiendo muchos con multitud, multitud con mayoría y mayoría con totalidad como en muchas otras ocasiones.
    Ni sois tan pocos como los sindicatos piensan ni tantos como creeis vosotros.
    Es MI punto de vista. Pero sé que todo tiene matices y estoy abierto a la crítica porque es mi manera de aprender.
    Felices fiestas y no vemos en la calle.

    1. Se han hecho tantas cosas mal… Ahora sólo nos queda luchar, también para que las familias tengan mayor peso en los centros.

  3. Por favor, ¿hemos perdido el sentido común? El metro hace huelga y Madrid se colapsa. Los institutos están en huelga y los alumnos tan contentos porque son pellas autorizadas. Ni siquiera supone un problema para los padres, como cuando es primaria, pues se quedan tranquilamente en casa. Así que no es un problema de que haya más o menos apoyo por parte de los padres, que los sindicatos nos hayan traicionado, que los profesores hayan decaído en su entusiasmo … la cuestión es que a nadie le importa que los alumnos pierdan dos, tres, cuatro o cincuenta días de clase. Por favor, reflexionemos un poco. Por defender la educación pública ¿vamos a fastidiar a los alumnos? Ellos por ahora felices, pero cuando se acerquen los exámenes de la P.A.U. ¿nos recriminaran haber hecho tantas huelgas? Y cuando los resultados de la P.A.U. demuestren que los institutos públicos obtienen peores resultados que los colegios privados ¿no daremos un nuevo argumento a Lucía Figar para retirar medios de la enseñanza pública?

    1. Intentando dejar mi postura un poco más clara.

      Pese a que no me gusta la huelga de los docentes, es su derecho y son libres (faltaría más) de convocar cuantas estimen necesarias para defender lo que estimen conveniente.

      Como padre creo en el beneficio final de las que se han convocado y espero que redunde en recuperar la calidad del servicio educativo público perdida con las Instrucciones de inicio de curso y normativas anteriores. Por eso las veo como un mal necesario que trato de paliar en casa. Los convocantes deberían tener en cuenta que hay familias y niveles en los que esto no es posible y que dejar de dar clases no es lo mismo que dejar de fabricar coches. Tenemos personas en formación.

      Creo que la incapacidad para tener un mínimo de autocrítica por parte de las Autoridades Educativas es el motivo de la prolongación de este conflicto, y por tanto responsable de las horas perdidas. Pero este no es el origen del lío en el que estamos metidos.

      En mi humilde opinión, la contestación a las Instrucciones ha de ser Política, ya que son medidas conformes a una Política determinada. Este sí es el origen del conflicto.

      Por eso pienso que Aguirre tiene razón en que las movilizaciones son Políticas, porque la calle es el único espacio Político que deja un sistema electoral que da mayoría absoluta a quien solo tiene el apoyo de un porcentaje reducido del total de la población.

      Pienso que hay que defender la Política, con mayusculas, ante desmanes de quienes solo son representantes de los intereses del “mercado” y se han plantado ahí para vender la Educación, la Sanidad, etc. al mejor postor (Florentino, por ejemplo) y que lo vean y aprendan vuestr@s alumn@s (nuestr@s hij@s)

      También creo que los sindicatos son lo único que nos defiende y que si están mal es porque los hemos abandonado y nadie asiste a sus asambleas y la afiliación es meramente defensiva… Pues habrá que cambiarlos, afiliarse, participar y hacerlos de nuevo vehículos de la opinión de los trabajadores. Y sobre todo asumir que somos trabajadores y no una clase media burguesa y amorfa como nos quieren hacer ver con los programas de la tele y los suplementos dominicales.

      Yo no echaré en cara a los docentes unas bajas calificaciones de los alumnos de la Pública, porque se lo tengo “asignado” a Aguirre, Figar y Delibes por adelantado. Pero vais a tener que asumir que lo van a usar contra vosotros@s.
      Hay más pero lo dejo para otros debates.

      Felices Fiestas

  4. Hemos perdido. Ahora toca la frustración. Y a esperar lo que viene.

    Este tipo de conflictos ya se sabe como acaban, con violencia, si no, ya me lo contareis dentro de unos meses…

    Y el otro día leí a una compañera que se alegraba de que “menos mal” que no nos habían confundido con los estuidantes universitarios que fueron desalojados de enfrente del Congreso en la última manifestación. Como si fuéramos algo diferente a ellos. El tiempo nos pondrá a todos en nuestro sitio. Ya veremos qué dice esa compañera cuando los antidisturbios le arreen a ella…

  5. Yo sí creo que la (im)postura de los sindicatos ha sido determinante para desmovilizar al profesorado. Desanima a cualquier ver cómo con un apoyo unámine del profesorado (al menos en las primeras huelgas) y con la opinión pública a favor, los “representante de los trabajadores” no han sido capaces ni siquiera de reunirse en la Consejería. Ya no es que acepten todas, unas pocas o ninguna de nuestras reivindicaciones, sino que no han conseguido sentarse a negociar… tras 8, 9, 10 huelgas. ¡Viva la unidad sindical!

  6. Si queréis seguir haciendo el juego a la Consejería, seguid con el discurso de desánimo. Cada vez que lo hacéis, se dan de baja unos cuantos.
    Afortunadamente, aún somos muchos los que seguiremos luchando en defensa de la Escuela Pública, pase lo que pase.

    1. No nosotros no le hacemos el juego a nadie. Por mucho que repitáis esa mentira no se convertirá en certeza.

  7. Coincido con p s.
    No hay desánimo salvo en los vencidos. Y yo no me siento todavía vencido. Mal rollo para un padre si creo que en el IES de mi hija no hay ya nada que hacer.
    Entiendo a los que habéis perdido el trabajo. Aunque fué hace muchos años, no se me ha olvidado ni se me olvidará. Vuestra presencia en los centros no es negociable. Sí o Sí. Pero va a ser muy duro (algún post mio hay sobre eso cuando salían voces de esto en dos días resuelto…)
    T tenemos que contar con todos y eso es dificil de gestionar y, en ocasiones, de digerir, pero ahí estamos.
    Volviendo a mi monotema en este sentido, si seguis despotricando de los sindicatos estamos (vosotros y nuestros hijos) condenados a la derrota segura.
    ¿Por qué creeis que llevan años Esperanza Aguirre y los suyos hablando mal de ellos?. Por supuesto que no son los mejores que podríamos tener, pero son los que tenemos y hay que usarlos o crear otros.
    Aunque si creáis vosotros uno, tened por cuenta que vendrán otros más “enterados” que vosotros que os acusarán de vendidos y esas cosas…

    Vamos a dejarnos de tonterías y dediquemos estos días a descansar, a identificar objetivos y a discutir educadamente entre nosotros para aclarar las cosas. En enero volverá a subir la marea (verde, por supuesto).

  8. Me encanta este debate tan enriquecedor. Me considero una persona permeable y tolerante y me alegra ver que la gente responde y aporta, porque cada vez aprendo más, que es de lo que se trata. Yo no creo que la protesta esté muerta, pero sí muy malita. Hay una frase que he oído mil veces en los últimos días: “Si estos diez días de huelga los hubiéramos hecho seguidos al empezar el curso, seguro que habríamos ganado”. Eso nunca lo sabremos, pero sí hemos visto para qué han servido esas huelgas intermitentes: para muy muy poco. Y creo que dos semanas sin clase este curso (mala suerte para los que están estudiando y enseñando ahora) pueden servir para tener una mejor educación el año que viene y sucesivos. Yo no quiero trabajar en el 2012 y sucesivos en las condiciones actuales. Tengo esperanzas en las reclamaciones de los horarios, pero la resolución no llegará en unas semanas, ni en unos meses. Nos queda la huelga. Pero la huelga, o es salvaje o sólo beneficia a la administración, que se embolsa un magnífico dinerito y a los que les trae al pairo los conocimientos y saberes de nuestros alumnos.
    Feliz año a todos (bueno, a los malos no, claro).

    1. Gracias. Yo no lo habría dicho mejor ni más claro. Aquí tod@s apoyamos a la pública, no somos de ningún bando ni nos mueven intereses propios más allá de la defensa de lo común.

  9. No entiendo por que tanto derrotismo, para mi modo de ver, se están consiguiendo muchas cosas y sin abandonar del todo la enseñanza Pública que es el fin que pretende Aguirre. En toda España ya se sabe que la enseñanza Pública es un servicio que se debe dar a los Españoles, según se dice en la Constitución, y solamente hay dos personas que no se quieren enterar, por intereses particulares, pero creo que entre todos conseguiremos llevar las aguas a su cauce y lograremos sacar a estas dos señoras de la vida política democrática de España.
    Los que hacen comentarios derrotistas, ¿Son del equipo rival?
    No os fiéis de todos los comentarios.

  10. Los que nos quedamos sin trabajo fue ya el año pasado (miles), a estas alturas ya andamos en otro curros y la mayoría no podremos seguir la lucha durante más tiempo, por eso, porque hemos vuelto a nuestra casa en otras CCAA, etc Poco a poco nos van venciendo, lo tienen muy bien planeado.

    Os empeñáis mucho en ver esto como las instrucciones de curso de hace unos meses y esto viene de años (12 para ser exactos) Estamos teniendo una visión muy simplista y cortoplacista y eso es lo que beneficia a la Consejería. Los primeros los sindicatos, situando esto en el plano laboral y desmovilizando a cambio de un puñado de liberados, los padres que los hijos no se queden sin clase este año que a ver qué hago yo, los profes votando 20 tipos de huelga y siguiendo las encuestas… ¿de qué va a servir todo esto cuando desmantelen la educación pública? ¿creéis que va a durar mucho?

    Abramos los ojos de una vez y dejémonos de mirarnos el ombligo, si queremos salvar la educación pública y parar la privatización que la ha herido de muerte sólo hay una posibilidad:

    HUELGA TOTAL E INDEFINIDA

    Lo demás es humo, autoengaño y parafernalia.

    Eso hicieron los de metro y no ganaron nada como se apunta aquí, en vez de perder un 5% perdieron un 1% y un sin fin de expedientes juicios, etc No se puede vivir en los mundos de yupi y pensar que Espe es Blancanieves…

    Menos globos y confeti y luchemos de verdad.

  11. No creo que hayamos perdido: hemos ganado los profesores la conciencia de que nuestra labor es esencial para la sociedad, y que aunque el político-gestor de turno trate de destrozar y arruinar nuesgtro esfuerzo, debemos seguir en la brecha. Se acabaron los años de acomplejamiento respesto de la privada y concertada; ahora sabemos que nosotros procuraos la mejor educación para todos, independientemente de raza, estatus e incluso ideología, porque no queremos adoctrinar en ninguna sino educar ciudadanos racionales y responsables con sus obligaciones.
    Ahora sólo queda transmitir este mensaje al resto de ciudadanos: esto no es una lucha política, ni nosotros somos de ningún bando, sino que estamos aquí para servir a todos independientemente de lo que piensen. Frente a la manipulación y desinformación de los medios, aportemos la verdad más allá de ideologías políticas. No hace falta tomar la calle; eso no sirve de nada, y es una excusa para que nos desautoricen y nos tachen de “izquierdoso”, progres trasnochados” y otras lindezas por el estilo. Transmitamos a los ciudadanos que nuestra labor es esencial para la sociedad y para todos los ciudadanos, incluso para esos que han votado a Aguirre y comulgan con ella en todo sin rechistar.

  12. Sin ánimo de crear polémica y respetando vuestra lucha… ¿No será que muchos funcionarios de educación se saben privilegiados? Tener un sueldo garantizado de por vida es equivalente – o mejor – a recibir el gordo de la Lotería. Claro que ellos no se debe a la suerte sino a que son seres superiores porque “han aprobado una dificilíiiiiiiiiisima oposición”.
    Claro que hay algo de ironía en lo dicho anteriormente pero… ¿No será que hace mucho que la izquierda perdió,predimos el norte? Por supuesto que hay que defender lo público, pero como servicio al pueblo, no como privilegio para unos pequeño burgueses que, salvo honrosas excepciones, representan lo peor de la clase media mal entendida: mediocridad, egoísmo, endogamia, individualismo.
    Por supuesto que un trabajo estable y dignamente pagado no es ningún privilegio. Es lo menos a lo que puede aspirarse a estas alturas de la película. Pero para todos, TODOS independientemente de su pertenencia o no a la casta funcionarial. Independientemente de su formación o clase social. Sólo por pertenecer a LA CLASE OBRERA, aunque esto suene obsoleto para los que renegaron de sus raíces. Lo siento, no me puedo solidarizar con vosotros como cuerpo, aunque conozco algunas dignísimas excepciones.
    La lucha sólo se ganará cuando todos los TRABAJADORES estemos unidos y luchemos por los derechos de TODOS y contra el ENEMIGO común de TODOS, que nunca serán los demás trabajadores.
    Dicen que no hay mal que por bien no venga. A ver si algunos se caen del guindo al que se habían subido para mirar desde allí por encima del hombro a los “simples trabajadores”.
    Una TRABAJADORA DE LA ENSEÑANZA (privada, esa a la que vosotros lleváis a vuestros hijos)

    1. SP defiende a la pública, a secas, porque es la única verdaderamente democrática, inclusiva y que garantiza la igualdad de oportunidades. Sobre los docentes ni te contesto, tú sola lo has hecho, con tu desconocimiento y abundancia de prejuicios (te podría contar a todo lo que he renunciado por esas oposiciones dificilísimasssss, pero no dispongo de tantas horas). YO JAMAS LLEVARÍA A MIS HIJOS A LA PRIVADA (Bueno, tal vez no me quede otra si la hacen desaparecer). Gracias.

  13. Pues fíjate que paradoja. Yo también defiendo la pública, todo lo público, incluida la banca pública. Y por las mismas razones. Y no se a qué habrás renunciado tú. Pero muchos ex-camaradas míos si que han hecho una gran renuncia: han vendido la utupía por un puesto en una multinacional, una poltrona política o, en su defecto, una plaza de funcionario. Y créeme que lo siento por ellos. Aunque hayan ganado un chalet con piscina, viajes por todo el mundo, la seguridad que da saber que tienes -como decís vosotros – la vida asegurada , creo que no hay nada en el mundo que compense cuando a cambio hay que vender el alma.
    Si, reconozco que tengo prejuicios. No puedo ser neutral. Entre algunos tipos y yo siempre habrá algo personal.
    Y haces bien en no llevar a tus hijos a la privada. Exceptuando que nosotros no no podemos darnos de baja cada dos por tres, yo tampoco creo que haya demasiada diferencia a favor de una ni de otra. Incluso, al menos en medios, está seguramente mejor dotada la pública. Quizá la mayor diferencia esté en el alumnado, ya que en los centros públicos recala todo lo que no admitirían nunca en un privado.

  14. No sé qué hago respondiendo a alguien que no da su nombre. Yo puedo darlo porque gracias a que aprobé una oposición (ni por amiguismo, ni por dedismo tengo mi puesto de trabajo) me amparan unos derechos democráticos que presumo no deben existir en otro tipo de enseñanza, por lo que estoy leyendo. Así que hago uso del artículo 20 de la Constitución para ensalzar o criticar a mis jefes, dentro de los límites de la buena educación, creo. Si aprueban o suspenden mis alumnos es porque así pienso que debe ser. No tengo hijos ni he trabajado en la privada. Habrá buenas y malas privadas, seguro. Pero a mí nunca me han obligado a poner las notas a lápiz ni me ha venido el director a ver para decirme “Aquí estudian cinco hijos de esa familia. Tú veras lo que haces”.
    Nuestras condiciones de trabajo, me parece, son mejores que las de la concertada o la privada. ¿Por qué no luchamos para equiparar al alza, en vez de al contrario? ¿Por qué siempre que nos equiparan con Europa es para subir el IVA, el precio del metro, las tasas de cualquier servicio… obviando los sueldos alemanes, franceses o británicos?
    Imaginad que, de repente, empiezan a tratar a la Justicia como a la Educación: No hay dinero para abrir nuevos juzgados y alguien tiene un caserón que adecenta y oferta a la administración. “Tú dame dinero que yo contrato administrativos, secretarios judiciales, fiscales, jueces y todo lo necesario. Hay muchos en el paro así que aceptarán. Les pagaré menos que a los actuales, les haré trabajar más horas y ganarán en función de resultados, pero a vosotros os saldrá más barato”.
    Esta aberración acabaría con todos los trileros, yonkies, tironeros y gente de baja estofa en el trullo. Y de seguro que llevaría a los delincuentes de cuello blanco a la absolución o el sobreseimiento. Equiparadlo a la Educación y veréis las similitudes. Ah, que no. Claro, claro. La última frase de esta anónima “Trabajadora de la enseñanza” lo deja bien claro: no se puede suspender a aquel al que no dejas entrar en clase.

  15. Joder Juan José. Menos mal que los que desmovilizan son los sindicatos. Con estás entradas vamos a levantar hasta el ánimo de los muertos.
    Considerar un fracaso una movilización que durante medio año ha sacado a la calle a decenas miles de personas casi cada semana;
    que ha puesto el debate sobre la educación pública en el centro de la actualidad mediática; que ha conseguido el apoyo de las familias, de una forma hasta ahora desconocida y que ha puesto patas arriba la Consejería de Educación me parece muy corto de miras.
    Tan corto de miras como intentar resolver el conflicto en un par de semanas (10 días de huelga indefinida).
    Que si… que quizás se hubieran sentado a negociar. Pero …¿A negociar qué? ….¿La retirada de las instrucciones?.
    ¿Se reducen a eso los ataques a la escuela pública? ¿Se reduce a eso nuestra lucha?
    Algunos nos embarcamos en esta historia sabiendo que es una lucha larga (llevamos así toda la vida) dura y dolorosa. Y seguimos en
    ello y con la ilusión y fuerza que el primer día.
    Un día, por cierto, muy anterior a junio de 2.011.

    1. Creo como Saltarín que, en el fondo, el análisis de que los sindicatos son los que desmovilizan no es el mejor que se puede hacer. Si por otra parte se dice que los sindicatos no son los que movilizan, la lógica no me cuadra.

      En cualquier caso, el debate me parece apasionante porque se está hablando de cosas interesantes.

      Quizas con cierta tensión en algún caso, pero es inevitable. Trabajadora de la Enseñanza no es una excepción, es una trabajadora. Aunque, si hay curro allí, todos comemos y a la postre somos mercenarios. Yo estoy en contra de que la educación se imparta por empresas que la ideologizan y que generan pensamiento “liberal” en los chavales. Pero no en contra de unos trabajadores que cada día lo hacen lo mejor que saben.

      Pero no coincido con ella en eso de los privilegiados. Soy funcionario aunque no docente y, hasta hace 24 meses, era un pringao para la mayoría de mis colegas que no entendían como podía estar con esa basura de sueldo. Y yo me conformaba con poder asistir a la maravilla que es ver crecer a mi hija… Y, vaya, las cosas cambian de un día para otro. Ahora soy un privilegiado que gana un 5% (+ IPC) menos que cuando era un pringao… Como antes, algo no cuadra.

      Yo también llevo en esto lo mío y me he acostumbrado a pelear guerras perdidas. En esta ocasión se han ganado muchas cosas. No está entre ellas el retorno de los interinos, que ya me gustaría, pero tenemos que revisar si se han conseguido establecer en la sociedad madrileña la idea de Escuela Pública, que es de tod@s y que es para tod@s. En mayo pasado las cosas no eran tan claras.

      La Marea Verde ha conseguido mucho y tenemos que seguir peleando por más. Año nuevo, Escuela Pública.

      ¡Caca, culo, pedo, pís… la marea verde NUNCA se rinde!

      Salud y felices fiestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s