Documentos

Carta abierta de la FAPA a los docentes

PINCHA AQUÍ PARA BAJARTE EL DOCUMENTO

6 comentarios sobre “Carta abierta de la FAPA a los docentes

  1. ¿A quién representa esta llamada “FAPA”? No a mí, se lo aseguro. Esta carta abierta es la justificación de lo injustificable: perder el 10% de los días lectivos en un solo trimestre es una barbaridad, y es una acción que debe ser subsanada por parte de los docentes, que son causnates de dicha pérdida. Por dos razones de índole social:

    1. Porque un 10% de los días lectivos impide el desarrollo correcto de TODAS las materias que se imparten.
    2. Porque ese 10% de días tienen un coste que de ninguna manera se reintegra a las familias a las que se detraen los impuestos con que se pagan. Es decir es tirar por la ventana los recursos económicos que tanto nos duele que nos descuenten de nuestros ingresos.

    El hecho de que esos días de huelga y desamparo para el estudiante y su familia se impida a los alumnos recibir su formación diaria no queda de ninguna forma compensada por ningún elemento educativo, pues de ninguna forma ellos ponen en marcha, sino que sufren, la MANIPULACIÓN SUBJETIVA de una situación realmente problemática para todos.

    En una situación como la actual, la única manera de mantener la calidad de la enseñanza pública es la de repartir el presupuesto de la forma más justa posible, y ofreciendo a los estudiantes el máximo esfuerzo, imaginación, iniciativa y habilidad por parte de sus docentes.

    Resulta, señores de esta FAPA, que muchos miles de madrileños, y más miles de españoles, hemos dejado de contribuir a las arcas del Estado por razones de fuerza mayor, pasando a engrosar las clases pasivas por nuestra condición de parados. Ya nos explicarán ustedes con pelos y señales, y no con generalidades ni ataques al Gobierno Regional, cómo mantener el nivel de gasto educativo en nuestra situación actual. Y dado que no podrán hacerlo sin reducir el sueldo de los docentes o su número, les reto a que inventen una fórmula innovadora que mantenga las cifras para los indicadores anteriores a la crisis sin cargarlo sobre las espaldas de las familias.

    Dicho esto. ¿Saben ustedes cuál es el coste anual por pupitre y curso escolar? ¿Conocen el desglose de dicho coste? ¿Se puede reducir dicho coste para mantener el resto de indicadores del nivel formativo? ¿Acaso tienen ustedes el favor de TODAS las familias a las que representan en asuntos que trascienden a la mera acción por la educación de nuestros hijos? ¿Han presentado ustedes, en defensa de nuestros hijos algún documento pidiendo a los docentes que terminen con los paros y dejen de “birlarles” días lectivos a nuestros hijos?

    A QUE NO. Pues hay miles de madrileños -miembros de las APAS a las que ustedes dicen representar-, a los que ustedes, en realidad, no representan en absoluto.

    1. A quién representa esta FAPA a los que piensan que el principio de solidaridad en la educación educación, sanidad y necesidades humanas básicas estén cubiertas por un Estado y que el búscate la vida y la ley de la selva no imperen entre la ciudadanía.
      Un día, dos, cien días de huelga… no son más graves que el deterioro que está sufriendo la escuela de Todos en estos momentos, y no ha hecho más que empezar, hasta llegar a su desaparición o existencia marginal en el más próximo futuro. Por esto este FAPA se está dejando oir porque es el único recurso que queda para que la escula pública sea respetada y pueda seguir existiendo como la hemos conocido y como la soñamos muchos, y no queremos que quede en nuestros sueños solamente.
      Esta FAPA representa a los que queremos que nuestros hijos y los hijos futuros que serán los ciudadanos de este país, puedan estudiar en escuela pública de calidad y sea solicitada por la mayoría de los ciudadanos porque sea de calidad y excelencia toda ella, no solo las escuelas laboratorios. Los que conocemos que en países como Finlandia los niños empiezan primero de primaria con los 7 años (no antes) y sin saber leer y terminan sabiendo en ese primer años y posteriormente consiguen resultados brillantes, en su mayoría en pruebas de lengua, matemáticas, son políglotas en su adolescencia y todo ello gracias a su escuela pública dotada de recursos y de su Estado via impuestos, solo podemos reivindicar el que nuestra escuela pueda parecerse a ese sistema educativo universal.
      En fin agradezco personalmente que exista este colectivo que representa la defensa del derecho a la educación de calidad para todos los ciudadanos.

  2. Es tristísimo que después del esfuerzo (económico y de desgaste personal) que nos está suponiendo a los profesores los días de huelga y las movilizaciones, haya padres que en lugar de apoyarnos en esta lucha en defensa de la enseñanza pública (la de sus hijos, la de mis hijos), cargen sobre nosotros en lugar de pedir responsabilidades a la Consejera de Educación por su falta de diálogo y cerrazón.
    Y no es un problema de recortes, que también; no se engañe, es un problema de trasvase de fondos desde la pública hacia la concertada y/o privada que viene ocurriendo desde hace años, pero esta vez se han pasado de frenada.
    ¿Cómo cree que podemos defender la enseñanza pública de estos ataques? La huelga es el último recurso, no lo dude: no nos han dejado otra salida.
    Y gracias a esos otros padres que sí comprenden la situación y nos apoyan. Es reconfortante, y sepan que vamos a dejarnos la piel por sus hijos, como siempre.

  3. Veamos, Juan Moreno:
    Desde la primera asamblea de profesores, allá en Julio, el gran debate ha sido precisamente huelga sí o huelga no, sabiendo que muchos padres no lo entenderían. Se ha realizado algo intermedio. Era necesario explicar a la sociedad cuáles son las consecuencias reales de los recortes de principio de curso. Porque van mucho más allá de las famosas dos horas: esto no se está explicando lo suficiente. El número de profesores asignados en los cupos ha sido muchísimo menor de lo que supondría el aumento de dichas horas: de ahí la necesidad de suprimir recursos que tanto había costado conseguir como los desdobles y destriples, apoyos y refuerzos en compensatoria, apoyos en laboratorios y talleres, etc… Luego más que un conflicto laboral, como se ha querido vender, es un ataque frontal a la escuela pública. Hasta ahora habían sido más sutiles, pero en este curso han dado un salto, que más bien es un asalto.

    El problema es que nosotros no tenemos a mano los medios de comunicación para poder explicarlo en condiciones; nos tenemos que conformar con el tú a tú en las reuniones con padres en cada centro. Yo, que además de profesora soy madre, no tengo hasta mañana mi primera reunión en el instituto de mi hijo. ¡Hasta el 10 de octubre! Los padres de dicho instituto que no se hayan informado antes, se tienen que ceñir a lo que sale en los medios…
    Así la situación, la huelga es una gran llamada de atención, extrema, para que se nos escuche. Y créame, muchos profesores no la pueden secundar porque es un esfuerzo económico excesivo.

    Desde hace unas semanas estamos haciendo reuniones con los padres de mi instituto, y en ellas repito una y otra vez lo siguiente: La movilización y las protestas deberían ser sobre todo por parte de los más afectados, los alumnos y sus familias. Siendo así, no serían necesarias las huelgas. Así de sencillo.

    Y por no extenderme más voy al grano: si el camino iniciado desde hace unos años por la Comunidad de Madrid de recortes en la educación pública y apoyo a la privada no cesa, la escuela pública será un reducto marginal. ¿Cuántas familias podrán costearse el pago de una escuela concertada o incluso privada? Le dejo unos datos para la reflexión:

    Comunidad de Madrid:
    1999: 1.235 centros públicos no universitarios, 809 privados
    2009: 1.573 centros públicos, ¡1.611 privados!

    Este es el programa educativo de la Comunidad de Madrid, no se engañe. si esto es lo que la mayoría quiere, pues esto tendremos. Escuela para quien pueda pagarla, y beneficiencia para quien no.
    Ustedes eligen.

  4. Creo que se debería pedir a la Consejería de educación que todo el dinero con el se está quedando de los días de huelga, lo reinvierta:
    – devolviéndolo a los que lo pagamos: los trabajadores de cualquier tipo de la educación pública
    – reinvirtiéndolo en la educación pública

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s